TODAVÍA NO SÉ: Del espacio poético al poema

Título: Todavía no sé
Autor: Rubén Darío Roca
Género: Poesía
Año: 2016
Editorial: Negro Sobre Blanco






Por Floriman Bello Forjonell


«Este libro debe ser leído todos los días»
Rubén Darío Roca

«La imagen, en su simplicidad, no necesita un saber. Es propiedad de una conciencia ingenua»
Gastón Bachelard

TODAVÍA NO SÉ, es un poemario –yo preferiría llamarlo Espacio Poético- del barinés Rubén Darío Roca (1991), un soñador de palabras, de palabras que ocupan más que un espacio en este libro, imaginamos el comienzo de un libro que hiciera uso y abuso de una utopía, y en él, objetos que pudieran llegar a tocar a cada lector como si fuera algún cuerpo futuro. Este territorio poético cuyo espacio es habitado por el autor lleva consigo múltiples representaciones del universo del poeta, su espacio y su poema, teniendo en cuenta que el espacio no es el nombre ni lo nombrado sino ese lugar habitado por el sentido y la significación de las imágenes en este poemario donde hay algo que Todavía No Sé.

La realidad y el deseo

Estamos en el siglo de la imagen y ésta tiene acción dentro de la construcción poética del poeta barinés, justamente entre la realidad y el deseo, cada imagen que encontramos en Todavía No Sé hay una espacialidad que cobra una significación que se sobrepasa a sí mismo que en palabras de Bachelard «El hombre es una creación del deseo, no una creación de necesidad»(1), Rubén Darío Roca, toma cada imagen que habita en todos los espacios y dispara las ideas a quema ropa, no se detiene en construcciones abstrusas que impidan el disfrute de esa realidad ahora como un deseo, elijo el siguiente texto como ejemplo de lo que refiero:

Uno de pronto se cree el más poeta de los poetas
pero las muchachas no lo ven así
porque se acostumbraron a hablar de carros y alcohol
y los poemas no les hacen faltan
porque es más agradable el hombre con apariencia dominante
 /y los dominante no hacen poemas
entonces, este oficio ya no sirve para las muchachas
porque los lápices no esculpen los cuerpos ni rebajan la panza
y uno que anda de enamorado no sabe escribir poesía sin grasas saturadas,
ni mucho menos poemas dietéticos.(2)

La condición de ocupar parte de este espacio poético entre la realidad y el deseo, entre las imágenes y las palabras como pequeñas casas y grandes cosas de las que uno se hace imágenes habitantes de ellas mismas; /los lápices no esculpen los cuerpos ni rebajan la panza/, /uno que anda de enamorado no sabe escribir poesía sin grasas saturadas, ni mucho menos poemas dietéticos./ Roca es el huésped de sus palabras, las ocupa desde la simplicidad –y que no se entienda esto como menos precio poético-, sino como un elemento Rubenroquiano que no es fácil de lograr o es que sencillamente «la página en blanco le da el derecho a soñar»(3), siendo esto la materia primigenia de este poemario.

La presencia de la tranquilidad, la posibilidad del sueño

Para no desgastar las imágenes habitadas que hay en este poemario Todavía No Sé y que invito a leer, Rubén Roca deja un espacio –poético– abierto a la misma palabra, a la misma sencillez que le atrapa a uno al leerlo, siempre he pensado que éste es un poemario para enamorar y para enamorarse como una posibilidad del sueño o de la vida que está frente a ti y que al leerlo sientes que alguna vez estuviste dentro del poema –o de su espacio–:
La misma cara del día en que se mancharon los muebles
la misma manera de lavar los platos sucios
la misma agua para exprimir el coleto
el mismo horario del camión de la basura
la misma vida
poco a poco
semanalmente.(4)

Figurarse, reconfigurarse en el tiempo como elemento sine quanon del espacio, la vida misma de las imágenes rubenroquianas parecen que «tal vez sea bueno que conservemos algunos sueños sobre una casa que habitaremos más tarde, siempre más tarde, tan tarde que no tendremos tiempo de realizarlos»(5), en el texto referido esa temporalidad sucedida, que acontece día a día y –que a su vez denota detenimiento en el tiempo- es pues, un reconocimiento que el acto poético no tiene pasado, quizá tampoco, tiempo.
Todavía No Sé del poeta barinés Rubén Darío Roca es un alma inaugurando una forma -todas las formas-, es una salida (no solo una entrada) a la poética venezolana desde las cosas sencillas, desde un poeta que se preocupa por el lector, que sobrepasa los meros significados de las palabras y adopta una posición cómoda desde la significación que lejos de despojar al poema de metáforas las reacomoda como el agua, adquiriendo todas las formas habitadas; en este poemario Hay algo que Todavía No Sé.

Referencias consultadas.-
1. Bachelard, Gaston (1965): La poética del espacio, México: Fondo de Cultura Económica
2. Roca, Rubén Darío (2016). Todavía No Sé
3. Op. cit. Todavía No Sé
4. Ob. cit.Todavía No Sé
5. Ob. cit. La poética del espacio


Rubén Darío Roca
(Barinas, 1991)  Licenciado en comunicación Social, bibliotecario, aprendiz de poeta. Promotor cultural. Facilitador de talleres de creación y apreciación literaria, articulista en diferentes publicaciones periódicas, miembro fundador del colectivo La Poética del Espacio. Ha escrito en poesía: La Poesía que nos tragamosTodavía No Sé y El pensamiento de Bolívar, el poema de Argimiro y la voz de Chávez. (Tres hombres y Treinta y tres poemas que me acompañan).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram: @edicionesmadriguera