La poeta y maestra de Yaracuy entrevistada por Ennio Tucci.

Entrevista a Mariela Lugo García: Poeta y maestra de Yaritagua

La poeta y maestra de Yaracuy entrevistada por Ennio Tucci.

Por Ennio Tucci

Fotografía: otrolunes.com / Jenifeer Gugliotta Guédez

La conocimos en San Felipe estado Yaracuy en octubre de año 2016, cuando era homenajeada en la V Bienal de Poetas Venezolanas y había obtenido el Premio Literario Espada en España, el cual ha recibido en otras oportunidades. En aquella ocasión la escuchamos conversar sobre la importancia de la promoción de la lectura para los niños, sus memorias como maestra de escuela y las ocurrencias de los niños como fuente de inspiración para la escritura.
Mariela Lugo García, nació en Yaritagua el 9 de diciembre de 1948. Es egresada del Instituto Pedagógico de Barquisimeto y se desempeñó como docente durante más de 43 años. La Fundación Editorial El Perro y la Rana a través del Sistema de Imprentas Regionales publicó su libro de poesía “Signos del tiempo” (2016), “Roca insomne” (2018) y “Abedules en Florencia” (2019).
Al indagar un poco más sobre su vida y obra encontramos que también le han conferido la Orden José Vicente Peña de su país y la Orden 27 de junio en su segunda clase, una condecoración otorgada a los educadores más destacados de Venezuela por parte del Presidente de la República. 
Es la fundadora y actual presidenta de la Asociación de Poetas y Escritores de Yaritagua (ASOPEY), pueblo que en el año 2019 le rindió merecido homenaje en la 14 Feria del Libro de Venezuela subsede Yaritagua, mientras en la actualidad se desempeña como promotora de lectura, editora y tallerista de literatura en el estado Yaracuy.

Durante la V Bienal de Poetas Venezolanas. Octubre de 2016.

En qué momento decidiste comenzar a escribir ¿Cuáles fueron tus motivos iniciáticos?

Comencé a escribir desde muy joven, mis motivos fueron siempre expresar mis sentimientos a través de la escritura, además que siempre fui tomada en cuenta en el colegio para que desarrollara temas en público, eso me ayudó mucho a pasmar mis ideas.

¿Quiénes han sido los escritores con los que más te has relacionado en tu vida?

Los autores que han dejado huellas en mi son los siguientes: Gustavo Adolfo Bécquer, Federico García Lorca, Pablo Neruda, Jorge L.Borges, Ismael Enrique Arciniegas, Rafael Cadenas, Violeta Parra, María Dueñas, Andrés Eloy Blanco, Aquiles Nazoa, Titina Castro, César Vallejo, Rafael de León y otros.

Se dice que la poesía se parece a la ciencia en su afán de descubrir. ¿Qué has descubierto en la poesía?

Considero que la ciencia descubre la vida, de allí tomar la relación con la poesía por tanto la una como la otra tratan van en búsqueda del ser humano y su entorno, sus estructuras, sus carencias y sus fortalezas para seguir dando esperanzas e identificación con sus resultados para valorar el proceso de vivir y dejar vivir.
La poesía es la propia vida, de allí que he descubierto en ella hablar de la gente en lo más hondo de su ser, sus lágrimas, sus sonrisas, su andar, sus retrocesos, sus esperanzas, sus logros, sus fracasos, por ello envuelve la ciencia de la palabra para explicar con belleza literaria el milagro de la existencia y de cómo se puede enhebrar en versos la tristeza de las despedidas eternas Ciencia y poesía son la propia vida.

En tu opinión ¿Qué aporta la poesía a la vida de las personas de este tiempo?

La poesía con sus diversos recursos literarios lleva al individuo a una reflexión que se da poco a poco en cuanto se relaciona con ella, no solamente se da una conexión lingüística sino también una identificación con su entorno ya que a través de los versos el autor muestra sentimiento humanos, sus comportamientos, la naturaleza, el espacio y en fin envuelve toda la existencia del ser humano.
De allí que en este tiempo es recomendable recitales poéticos comentados o foros, por el autor o sus intérpretes para llevar la educación poética a los espectadores, así como también en el aula la interpretación o análisis de los poemas de los grandes creadores de la palabra.

Algunos afirman que los poetas no deben pensar sino dar en qué pensar. ¿Con cuál posición te identificas más?

El poeta piensa, se inspira, trasciende en las situaciones que versa y pone a pensar al que lo lee.
Es una simbiosis, una relación estrecha entre su obra y el lector, el poeta crea de su pensamiento y de sus emociones, el lector se identifica y llega a pensar que el poema fue hecho para él, así que los dos postulados van de la mano para el éxito de la poesía. 

Después de una vida dedicada a la educación ¿Cuáles han sido las grandes lecciones que esta labor ha marcado en tu vida?

Después de una trayectoria docente por más de cuarenta años ejerciendo la docencia considero que la gran lección que guardó en mi es tener la firme convicción de que si vuelvo a nacer volveré a ser “Maestra” que es el titulo verdadero de los que ejercimos la educación con entrega y mucha mística.

¿Cuál es tu opinión sobre la educación que reciben nuestros niños y jóvenes en el país?

La educación venezolana cuenta con un personal docente de gran calidad, eso soporta las dificultades que hoy día puedan aquejar la educación. Los docentes venezolanos que contaron con internet merecen una felicitación puesto que en tiempo de cuarentena dieron lo mejor de si orientando a los alumnos a distancia. Los alumnos y los representantes trabajaron los objetivos y sus logros, se llevó a cabo el slogan “La escuela va a la casa”, Agrego con mucha responsabilidad que lo ideal sería que todos los niños gozaran de la red tecnológica para cubrir sus necesidades académicas como en este caso de la pandemia, 

¿Qué necesita el ser humano de hoy?

Educación en valores y en la fe.

¿Te gustaría enviar un mensaje final?

Invitar a la familia a leer para dar ejemplo a los hijos del hábito que los llevará a conocer todos los ámbitos de la vida. Un buen lector será un buen ciudadano. 
Que los jóvenes escriban sus pensamientos para engrosar las filas de poetas y escritores de nuestro país.


En compañía de Luz Marina Almarza (centro) y Natividad Barroso (derecha), V Bienal de Poetas Venezolanas, Octubre 2016.



CANTO LEJANO

 
Busco las notas
en el desierto gris
para combinar mi musa
con el tiempo anciano.
las horas de melodías mustias,
recorren el vacío de la estancia.
Siento los compases de sueños atados a mi voz,
solo mis corcheas tocan tu piel,
he perdido el rastro de tu regreso
y el pentagrama arcaico de ir y venir.
Veo el soneto de la palabra cantada
en un coro rústico que no recordarás
porque los dardos se han encargado de tararear
albas sin mañanas, fonemas hirientes,
Oigo los cantos distantes que han sembrado lesiones
viajeras como la música de los muertos,
sin aliento, sin pasado, sin sombras.
Mis oídos captan el canto lejano,
de la voz callada del adiós,
de la tarde de Junio que tuvo mil horas…

 

ERAN ROJOS


¿Por qué quiero seguir
andando los pasadizos
donde mis lirios
danzan la música perdida
del tiempo deslustrado ?
A lo lejos, la vida sucumbe
en lamentos perpetuos
por la ausencia atroz de los peregrinos.
Mi memoria deslucida
solo atina a ver las sendas
revestidas de cayenas ajadas.
Eran rojos sus pétalos deshojados
han perdido la belleza
en el área musgosa de tus destellos….


CALENDARIOS VETUSTOS


Tiempo de deshojar calendarios vetustos
allí están los números oscuros
que una vez compartí
con el aire viciado de la confianza.
Encuentro una mirada fija,
perdida en lontananzas sin color,
se registran huellas hacia otras moradas.
El reloj de la torre está aturdido de sueños
cansado de palabras sin sentido.
No me canso de contar hojas amarillas.
¡Allí te encuentro!...
Son páginas de días agonizados.
Veo a los lejos las noches
tapadas de horas tempranas
con vigilias en danzas mortuorias,
y monólogos nacidos en la primera luz
de las mañanas tormentosas.
 

¿QUE PASA EN MI ALMA?


¿Qué pasa en mi alma?
 Que siento crujir la hoguera sin leña?
oigo morir la tarde, escondida en la luz perpetua de los silencios,
¿Qué pasa en mi alma?
Cuando sueño encontrarte en la penumbra de los sentimientos
acalorados de la estancia regia.
¿Qué pasa en mi alma?
Es acaso el delirio del oír las campanas del reloj somnoliento de profecías,
O de ver los espejismos de los cardenalitos viajeros
a buscar amparo en las ramas quejumbrosas del árbol huérfano;
¿Qué pasa en mi alma?
Al sentir los latidos postreros de tu presencia
¿Qué pasa en mi alma moribunda?
que calca las sombras y se resiste a no oír los cantos perennes....
 
 

MI ÁNGEL

 
Te busco en las tardes de mi aislamiento,
en los ojos esféricos del oso azul,
en el balancín que me enseñó los aires,
en el payaso que asustó mi niñez,
en las golosinas de tus bolsillos, cansados,
en un corazón de almendras colgando del hilo de oro,
en un suspiro crujiente de corazón blando,
en la ternura de un amor que no murió
ni con la distancia de la muerte.
 
 

TUVE UN SUEÑO

 
Anoche soñé con el tiempo azul,
las golondrinas esparcían sus cantos,
las hojas lanceoladas no sabían de lágrimas,
las nubes eran golosinas,
los minutos eran de papel amarillo....
Anoche soñé con el tiempo azul
 
 

VEREDAS


Oigo tus pasos en las veredas recorridas,
En las que parecía haber olvidado
porque el tiempo borró los soplos.
Vienen los tropeles a buscar caminos olvidados
encuentran lirios blancos en floración
y las as sendas vestidas de hojas amarillentas.
Aun huele a mastranto
los atajos conservan
las flores que el viento soltó con tu prisa,
No sé, si detenerme y esperarte
o volver mis ojos llorosos
al horizonte testigo de tu despedida,,,,


RENACER


Oigo el silbato nuevamente
un tren ruidoso motiva mis horas,
corre sin atajos...
Siento temor de su rápido andar
porque mis días tomaron el sendero de la lentitud,
los cristales de las ventanillas crujen asustadas
mientras el silencio deambula en mi mente cansada.
Recuerdo las pisadas atadas al cordel azul,
envuelven mi cuerpo olvidado de caminos.
¿Eres tú? ¡No te veo!
Percibo tu voz envuelta en la paráfrasis de la vida
canto contigo la felicidad de amarte,
es la vida que nos enseña a bailar la nostalgia
que muere con tu mano aferrada a la mía.
Es el renacer de un campo minado
de esperas detenidas, de explosiones calladas,
Veo tus ojos, temo a la turbulencia
del paso peligroso del tranvía,
regreso a recoger los pasos olorosos
a mastranto de los primeros días...
 
  

PALIDECEN LOS LIRIOS

 
Creo que han sido los lirios
pálidos los que han crecido
en la asombras de las ausencias bulliciosas,
se vistieron de galas prestadas
y no han podido disfrazar las verdades
lo efímero salió a relucir en la fiesta sin luces,
donde oscuridad envolvió el canto de las aves vistosas.
¿A qué has vuelto?
Te dije que las caracolas emigraron y los aires demacraron
los espacios al sentir tanto silencio.
Nadie conoce tus pasos,
los llenaste de sombras cuando la utopía
disimuló con la suave cadencia de los lirios
con la melodía que ya no recuerdo...


0 comentarios:

FA2017000045