III Diplomado en Edición y Promoción del Libro y la Lectura es ejemplo de valentía y atrevimiento frente a las dificultades.

La cereza del 2020: Formación editorial en tiempos de pandemia

III Diplomado en Edición y Promoción del Libro y la Lectura es ejemplo de valentía y atrevimiento frente a las dificultades.


Por Ennio Tucci

A Elis Labrador, 
Raúl Cazal y 
Fanny Cianci, 
por la grata sorpresa 
y la constancia.

Mis inquietudes editoriales vienen desde la adolescencia pero comencé a editar con la hoja poética Madriguera en Coro desde abril del 2006. Sin embargo, mis conocimientos fueron empíricos, todos producto de la experiencia acumulada con la hoja poética, la revista Cubile, los libros artesanales y un breve paso por un diario regional, hasta el año 2011 cuando comencé a interesarme por la autoformación en el campo editorial, dos años después de terminar mi carrera y a cuatro años de haber formado parte de ese grupo de entusiastas que instalaron e hicieron los primeros libros con las Imprentas Regionales de la Fundación Editorial El Perro y La Rana.

En el país existían muy pocas posibilidades de formación académica en este campo y las más cercanas estaban ligadas a la carrera de Comunicación Social. En internet muy poco se encontraba sobre la labor editorial, en cambio los libros de diseño editorial comenzaban a aparecer y fue una forma de profundizar por cuenta propia mis propios conocimientos, además de algunos foros sobre la crisis del sector en países como Argentina, México y España.

Durante el año 2015 encontré en internet mientras trabajaba en la Filven de ese año, el libro “Oficio Editor” de Mario Muchnik, y procuré leerlo y releerlo a lo largo del año, encontrando en él más que las memorias de un viejo editor de autores como Elías Canetti y Julio Cortázar, un libro sobre el hacer editorial, la historia de las editoriales en España y la épica historia de un profesor de física que se convierte en editor. Esta lectura me motivó a retomar el trabajo con Ediciones Madriguera, que no publicaba desde el año 2013 y sin mayor actividad desde el Premio Nacional del Libro mención libro artesanal con “De eso se trata” de Jenifeer Gugliotta y Pemo Jiménez, en el año 2014.

Dos años más tarde, en el año 2017, estaba dedicado por entero a la editorial cuando encontré en el Facebook de la poeta Ximena Benítez la primera convocatoria al Diplomado en Edición y Promoción del Libro y la Lectura, una iniciativa de la Fundación Editorial El Perro y La Rana y la Universidad de las Artes Uneartes. Para mí era la oportunidad de profundizar conocimientos, avanzar en mi formación como editor y acercarme a la profesionalización del oficio que elegí hace muchos años. Sin embargo, luego de enviar los requisitos de inscripción, fue evidente que tendría que vivir en Caracas y asistir dos veces por semana a las clases del diplomado. Esta condición echó por tierra toda posibilidad. No había forma de hacerlo a distancia, en especial porque era la primera edición.

Presentación del Diplomado durante la Filven 2016. En la gráfica: Estela Aganchul, Elis Labrador, Giordana García, Nestor Viloria y Ximena Benítez. Fuente: El Silbón Agencia Informativa.

Varios años han pasado después de esa primera convocatoria y muchas cosas han cambiado en mi vida desde entonces. Ahora vivo en Mérida, he vuelto a trabajar para el Estado y la editorial ya no está imprimiendo libros. La gran sorpresa de este año, la cereza del pastel, llegó a pocos días de iniciada la cuarentena, cuando mi amiga Ana Cristina Chávez publicó en La Movida Cultural la convocatoria al III Diplomado en Edición y Promoción del Libro y la Lectura, esta vez sí sería a distancia y podría participar. La formación que esperé por tantos años había llegado hasta mí, en el momento menos pensado, en medio de una pandemia global, con una crisis nacional que incluye la intermitencia de los servicios eléctricos y telefónicos, y con un cúmulo de proyecto a realizar desde casa.

En el diplomado encontré libros que cubren vacíos importantes dentro de mi experiencia como “Los demasiados libros” de Gabriel Said, “La edición sin editores” de Andre Schiffrin, “La marca del editor” de Roberto Calasso, y muchos más. De igual forma pude despejar dudas y consideraciones que intuía pero que escapaban a mi saber empírico, sobre temas como la organización del catálogo editorial, la misión del editor, la conceptualización gráfica y la identidad editorial. 

Elis Labrador, coordinador editorial Fundación Editorial El Perro y La Rana, impulsor y profesor del diplomado. Fuente: FEPR.


Ya pasaron cuatro meses desde aquel 28 de abril de 2020, cuando un centenar de participantes comenzamos a recibir las primeras clases en la voz de Estella Aganchul, Raúl Cazal e Yris Villamizar, y hemos conocido a profesionales de la edición de la talla de Carlos Ortiz, Elis Labrador, Vilma Jaspe, Jéssica La Cruz, Aaron Lares; y especialistas como Priscila Guía, José Pedro Ferreira, Leonardo Perdomo y César Mosquera, quienes han puesto lo mejor de sí en todos los encuentros y las sesiones de formación. Sin contar con el encuentro de amigos como Ana Cristina Chávez, Mariajosé Escobar, Geraldine Jiménez, José Leonardo Riera Bravo, Zuailex Díaz, Johan Marín y Hugo Colmenares, entre los participantes del diplomado y a quienes admiro y quiero especialmente, entre otros que por una u otra razón desistieron de continuar en esta oportunidad.

El diálogo con los profesores y los contenidos que pusieron en mis manos realmente complementan en gran medida lo que he venido haciendo y me ayudan a clarificar lo que en el futuro editaré, desde cualquier espacio. Editar con mayor seguridad y total conciencia del proceso y los objetivos de cada publicación.

Raúl Cazal, presidente del Cenal y profesor del diplomado. Fuente: Twitter.

Durante el mes de agosto se han desarrollado las defensas de los proyectos factibles de los participantes en el campo de la promoción de lectura y la edición de libros, algunos ya están ejecutándose y otros esperan el momento para comenzar. Propuestas que van desde la conformación de nuevas editoriales, colecciones de libros, catálogos editoriales, programas de promoción de lectura en las comunidades o por medio de las redes sociales e internet, son los que abundan. Los cuales esperamos lleguen a materializarse en su totalidad. 

Tampoco puedo negar que las dificultades tecnológicas y de servicios pusieron a prueba mi paciencia, interrumpieron muchas de mis clases, las cuales tuve que ver en diferido o enviar mi participación con la ayuda de alguien. El período de entrega de las actividades tuvo que ser generoso considerando estas dificultades, atendieron siempre al beneficio de los participantes y las posibilidades de los profesores. 

La tercera cohorte del Diplomado en Edición y Promoción del Libro y la Lectura es para mí un ejemplo de valentía frente a las dificultades que se presentan, el resultado de la voluntad y el compromiso de sus promotores, coordinadores y profesores a lo largo de estos meses de cuarentena. A todos ellos y a mis compañeros, muchas gracias y mis mejores deseos.


Ennio Tucci
Poeta, editor y docente. Premio Luis Britto García mención Poesía del Concejo Municipal del Municipio Libertador 2014, Rafael José Álvarez de la Dirección de Cultura UNEFM 2007 y 2009. Ha publicado "Tiran piedras los niños" (2009), "A quién hay que matar para vivir" (2012), "No se estacione" (2014) y "Sin decir árbol" (2019). Actualmente editor del Fondo Editorial Carmen Delia Bencomo-Ibime, Mérida. Blog: enniotucci.blogspot.com

3 comentarios:

  1. Gracias. Por hacerme llegar esta revista. Muy interesantes lecturas. Me voy a dar mi banquete. Gracias Ennio

    ResponderEliminar
  2. Gran manera de resumir este magnífico viaje que ha sido este diplomado, gran calidad humana y profesional.
    Gracias a todos.
    Excelente trabajo Ennio Tucci, como siempre. 👍

    ResponderEliminar
  3. Hermosas palabras... Muchos éxitos!!!

    ResponderEliminar

FA2017000045