Cerramos el 2020 recordando que un equipo que no se comunica no podrá dar más y teniendo presentes nuestros hitos en tiempos de pandemia.

Cada crisis requiere un proceso


Cerramos el 2020 recordando que un equipo que no se comunica no podrá dar más y teniendo presentes nuestros hitos en tiempos de pandemia.

Por Ennio Tucci

Fotografía del equipo editorial, Joan Manuel García, Angélica Guevara y Ennio Tucci.

En medio de nuestras contradicciones nacionales y la deficiencia en los servicios públicos, quienes llevamos adelante la edición de este espacio virtual, que por su naturaleza pareciera estar ajena a la realidad de la cuarentena social y la pandemia; presentamos graves problemas de comunicación interna, es decir, nuestras limitaciones tecnológicas y nuestras agendas nos impidieron continuar con el ritmo de trabajo que traíamos. 
Esta reflexión sobre la incomunicación nos ha permitido entender más nuestros procesos creativos y productivos. Pero lo cierto es que un equipo que no se comunica difícilmente podrá dar más, y nosotros no somos la excepción. 
En tal sentido este encuentro de fin de año en Coro, epicentro geográfico de la revista, nos ha permitido evaluar nuestras situaciones y condiciones para plantearnos nuevas formas operar de manera asíncrona y con nuevas técnicas, entendiendo que Madriguera funciona alrededor de una mesa editorial donde la revista surge del diálogo. Así también nos proponemos una nueva forma de distribución del trabajo que debería permitirnos continuar con una periodicidad bimestral. Entendiendo que nuestra labor sigue siendo pasar revista sobre el hacer del país y registrar las voces de quienes lo habitamos.
No encontramos razones para desconfiar de nuestras competencias y damos el paso para asumir mayores compromisos, por lo cual podrían suceder dos cosas: podríamos volvernos más autónomos al momento de tomar una decisión imprimiendo a cada edición una identidad particular y diferente; y también podremos construir un proyecto de diferentes visiones y con múltiples perspectivas. Lo que mantendrá abierto el abanico de colaboradores y amigos que hacen parte de este proyecto.
Renovamos nuestros votos con la persistencia de lo bueno desde la Revista Literaria Madriguera, un proyecto que nos alienta a seguir apostando por la cultura del país.
Cerramos el año teniendo presentes nuestros propios hitos en tiempos de pandemia, aquellos que desde Venezuela logramos concretar con el compromiso y la persistencia que nos caracteriza. Ferias, festivales, encuentros, talleres, simposios, congresos, recitales, publicaciones y demás actividades cultuales que se vieron obligadas a migrar hacia lo virtual. 
Como es común en nuestra casa, las alegrías se multiplican y las tristezas se dividen cuando se comparten, en especial la más reciente de manos de nuestro amigo Joan Manuel García, quien fue galardonado con el Concurso de Autores Inéditos Las Formas del Fuego de Monte Ávila Editores 2020, en la mención poesía; un logro que viene a comprobar que cuando el talento y el esfuerzo se ponen de la mano, las metas se pueden alcanzas. Aprovechamos la oportunidad para felicitarlo en cuerpo presente y celebrar con él su disciplina y su entrega.
Asimismo nos atrevemos a salir con proyectos que fueron aplazados durante este año pero que constituyen aciertos y virtudes de la editorial y la revista Madriguera. Entre ellos nuestro concurso de crónica, algunos libros y otras propuestas que están sobre la mesa.
Finalmente celebramos el encuentro y la sonrisa de los amigos, los encuentros que nos guardamos para después y aquellos que fueron posibles ahora, en medio de la pandemia; celebramos la calidad de quienes se cuidan para abrazar sin miedo; los abrazos y los besos que superaron las medidas sanitarias, celebramos el amor manifestándose.

0 comentarios:

FA2017000045