A 10 años de " Entren los que quieran ", el disco de Calle 13 que rompió todos los records.

Cuando el álbum es una bomba

A 10 años de "Entren los que quieran", el disco de Calle 13 que rompió todos los records.


“Hoy vinimo’ a hacer lo que no se supone. 
Contar un cuento sin narrativa, 
tirar el cielo patas pa’ arriba”
Vamo' a portarnos mal

Por Ennio Tucci

Unas monjitas pasean por la calle tranquilamente, entran a un museo, una de ellas patea una escultura de botellas de cerveza, se levanta la toga, asoma un mástil de guitarra y comienzan a destapar instrumentos. De pronto un hombre bomba comienza a rapear: “Nací mirando para arriba el 23 de febrero, después de estudiar tanto terminé siendo rapero…https://vimeo.com/13728216

Así comenzaba el video de Calma pueblo, el primer sencillo del álbum Entren los que quieran que el pasado octubre de 2020 cumplió 10 años sonando (el mismo que se llevó 9 Grammys Latinos en 2011). Se trata de una canción con sonidos de rock alternativo que hace las veces de manifiesto y crítica social al mismo tiempo. 

La primera crítica en aparecer es a la iglesia católica en la figura de las monjas del comienzo del video, posteriormente la letra les endosa: “…la mafia más grande vive en el Vaticano / con el truco de la fe, se cogen a la gente / se cogen a cualquiera que piense diferente…” 

Calma pueblo es un manifiesto y como todos sus predecesores habla de un movimiento social, artístico y cultural; se refiere a una época, declara por ejemplo: “Es el momento de la música independiente, mi disquera no es sony, mi disquera es la gente…” es decir, ya no es la industria musical la dueña y señora por sobre quien escucha, interpreta o compone, es la época de los seguidores y son ellos el principal capital de la banda y sus principales defensores. Para ese año ya Calle 13 y sus integrantes eran “influencers” en las redes sociales, organizaban acciones para componer canciones, hacer crítica social en los medios digitales y de comunicación, se sentían portavoces de esa masa virtual de seguidores y, como en todo manifiesto, se definían como vanguardia.

En el video de Calma pueblo podemos ver personas desnudándose por completo, saliendo a la calle a reclamar por sus derechos y cayendo baleadas en el afán de levantar una bandera. Una escena que en los diez años siguientes pudimos ver en numerosas ocasiones y en distintos lugares del mundo, lo que habla de la relación del discurso cultural con la realidad. 

En esta canción se reclama el derecho a decir lo que no dicen “la mayoría”, a pensar y opinar diferente a la norma; pero en el disco visto como integralidad de un todo, se propone un nuevo formato para la música protesta: la fusión; y un nuevo contenido: lo intercultural como concepto dentro del discurso social, esto es la migración y el mestizaje. Un discurso que la banda acentuara aún más en su disco posterior: Multi-viral (2013) y el mismo René Pérez en su disco Residente (2017).

Volviendo a Calma Pueblo, arremeten contra sus propios detractores dentro de la industria de la música, a quienes tratan de delincuentes por el doblaje en vivo, los sobornos a la radio y la compra de discos propios como estrategias de mercadeo de artistas y grupos musicales. También responde indirectamente a las críticas sobre los vínculos del grupo con grandes trasnacionales como CocaCola o Adidas declarando:
“Yo uso al enemigo, a mí nadie me controla,
le tiro duro a los gringos y me auspicia Coca Cola.
De la canasta de frutas, soy la única podrida
Adidas no me usa, yo estoy usando Adidas.”
Pocas veces encontramos correspondencia entre lo dicho y lo hecho, en especial en el mundo de la música; pero esta declaración encuentra coherencia cuando sabemos que el documental “Sin Mapa” (2009), en el cual se muestran diversas realidades de los pueblos de Latinoamérica, el cual es evidente que contó con el patrocinio de marcas reconocidas a lo largo del rodaje, así también la producción de algunas canciones de contenido social y eventos del grupo.

Llegado al clímax de la canción en el coro, con descargas de percusión y de guitarra eléctrica, el manifiesto cumple con su objetivo cuando hace un llamado a la acción, invitando a emprender un modo de vida distinto al consumo desmedido: “Ahora quítate el traje, falda y camiseta, / despójate de prendas, marcas, etiquetas./ Pa’ cambiar al mundo desnuda tu coraje, / la honestidad no tiene ropa ni maquillaje”. Y finalmente anuncia su credo: “…creo en la gente, creo en mi bandera, creo que los que me señalan con el dedo me tienen miedo porque yo no tengo miedo.” Y tras algunas explosiones de rock y gritos en el coro, termina el tema con cuerdas de guitarra.

En aquel entonces pasamos semanas esperando la salida del álbum completo. Escuchamos la canción, solos y acompañados, la pausamos, conversamos, discutimos y nos entusiasmamos con la energía de este nuevo manifiesto, esta nueva forma de movimiento cultural.

Cuando salió el disco la única tienda de la ciudad no lo tenía, pero en cuestión de horas estaba completo en internet, se escuchaba libre en Youtube y era posible descargarlo por taringa, argentinawares y blogs de todo el mundo (valga la cuña en agradecimiento). Intro la primera pista del disco declaraba: 
“y si te gusta el disco por el internet lo puedes bajar y piratear…” 
Los seguidores comenzaban a hacer su parte.






Ennio Tucci
Poeta, editor y director de Ediciones Madriguera, editorial artesanal. Premio Luis Britto García mención Poesía del Concejo Municipal del Municipio Libertador 2014, Rafael José Álvarez de la Dirección de Cultura UNEFM 2007 y 2009. Ha publicado "Tiran piedras los niños" (2009), "A quién hay que matar para vivir" (2012), "No se estacione" (2014) y "Sin decir árbol" (2019).

0 comentarios:

FA2017000045